Skip navigation

Remove ads by subscribing to Kanka or boosting the campaign.

Sargento instructora de Okar-hia y adoradora de Sokzhan.


Por encima de los constantes choques de las tribus de salvajes saurios y batrok en lo más profundo de la espesura, entre los ladinos víperos y los pequeños anuros, existe una organización que aúna a miembros de todas las razas de sangre fría: la Orden de Saurania. Un pequeño pero poderoso ejército de fanáticos religiosos dedicados a evitar que el saber y el poder de los Peregrinos caigan en manos de posibles tiranos. Aunque en ocasiones suelen destruir esos elementos, prefieren ocultarlos para siempre en sus santuarios secretos y fortalezas-templo ocultos bajo siglos de vegetación en lo más profundo de Saurania.


La fecha, el lugar y los responsables de su fundación siguen siendo un secreto a día de hoy, pero no así los objetivos que desde hace varios siglos les ha hecho enfrentarse constantemente al Imperio Mida, al Reino de Vadania, al gobierno vípero y a otras incontables criaturas del Vajra. Unidos bajo las órdenes del Dios Ssuchuq en sus diferentes encarnaciones, estos guerreros sagrados protegen el legado del dios de los pantanos, quien les dio la furia necesaria para liberarse de los Peregrinos. Respetados por todos los clanes y tribus de sangre fría, estos líderes religiosos tienen la autoridad para reclutar a los mejores guerreros, así como exigir a sus ejércitos defender sus templos.

Con el paso de los años, esta orden ha comenzado a combatir en todo Voldor para impedir que una nueva raza tomase el lugar de los Peregrinos como tiranos.

Los fieros zelotes de la Orden de Saurania se organizan en células acantonadas cada una en uno de sus templos, pero cuentan con partidarios por todo el mundo. Aunque son respetados por muchas comunidades de saurios y batrok, así como por algunas familias de víperos, la Orden de Saurania rara vez recibe más apoyo que el de la suma de todos los miembros de la célula. Son famosos por su brutalidad, por contar con el apoyo de enormes bestias de la jungla y por poseer una valentía homicida. Sus guerreros jamás se rinden y no dan cuartel ni esperan recibirlo. Se dice, con razón, que comen la carne de sus enemigos, que montan en batalla enormes monstruos escamosos y que es preferible quitarse la vida a terminar siendo uno de sus prisioneros.

Comunes en Voldor

Idioma
Razas que la usan habitualmente
Escritura
ComúnCentauros, humanos, mida, semielfosComún
ÉlficoElfosÉlfica
EnanoEnanosEnana
Habla del pantanoBatrok, hipótidosComún
GnomoGnomosEnana
FórmigoFórmigosEnana
FelinoFelínidosÉlfica
GengoKarasu, kitsune, mida, rakshasaComún
MorlockMorlocksEnana
TrasgoOrcos, trasgos, semiorcosEnana
SaurioSauriosEnana
MedianoMedianosComún
ArainaArainasAraina

Exóticos

Abismal 
Demonios 
Infernal
Celestial 
Celestiales 
Celestial
Dragón 
Dragones, dracónidos
Dracónida
Habla profunda
Aboleces, mantos
-
Infernal 
Demonios 
Infernal
Infracomún 
Comerciantes del inframundo
Élfica
Primordial 
Elementales 
Enana
Silvano 
Criaturas feéricas
Élfica
Peregrino 
Peregrinos 
Peregrino

EL AKEF Y LA LENGUA DE LOS ARAINAS

Los rostros de los arainas carecen de labios al uso, así como los rasgos fisonómicos más comunes en la boca y, lo que es más importante, tampoco poseen cuerdas vocales. Este rasgo define que el habla de los arainas carezca de sonidos sonoros, es decir, no se producen por la vibración de las cuerdas. Sin consonantes sonoras, las vocales se producen por la forma en que colocan la boca, así como unas membranas quitinosas a modo de labios, sin vibración de las cuerdas, solo dejando soltar el aire a través. Para el resto de razas, esta lengua es extremadamente difícil de hablar. Aunque poseen sonidos consonánticos, todos ellos sordos, esta lengua también posee clics o chasquidos como parte del habla, que solo pueden reproducirse con exactitud mediante las mandíbulas y quelíceros que poseen en sus fauces.

RASGOS DE LA ESCRITURA

Acostumbrados desde hace siglos a realizar inscripciones en tablillas de madera y tablas de piedra, los arainas representan sus sonidos y clics mediante «letras» formadas por un máximo de 8-9 trazos o ángulos —como las extremidades y el tronco de un araina—, inscritos en una forma cuadrada, a lo largo de renglones delimitados por líneas rectas. Su escritura va de izquierda a derecha cuando es horizontal, y de arriba a abajo en inscripciones verticales. Estos símbolos, recogidos en el alfabeto que los arainas denominan akef, por los primeros cuatro sonidos del mismo, se inscriben en sus cuerpos queratinosos como escarificaciones a modo de marcas corporales tribales y de identidad, que se curan con el tiempo. Como excepción, en su lengua escrita, los arainas usan la lengua élfica para escritos en papel con tinta, mucho más curvilínea y sinuosa que la suya propia, y la cual son capaces de imitar de manera excelente, debido a la notable movilidad de sus manos.

Un camisote de malla está hecho de anillos de metal enganchados y se lleva entre capas de tela o cuero para que el sonido de los anillos rozándose entre sí quede amortiguado. Esta armadura ofrece una protección modesta a la parte superior del cuerpo.

PROPIEDADES

  Tipo de protección: Armadura

  Clase de armadura: 13

  Bonificador Destreza: 2

  Penalización: Ninguna

Hombres hechos a la mar, comerciantes y pescadores, guerreros armígeros e incansables. Se dice que tienen sangre hirgur, y destacan por su piel curtida por el sol y la brisa del mar. Hombres altos y fibrosos y mujeres de hechuras contundentes y gesto hosco, casi batallador. La capital del reino se conoce como Valgari, una de las ciudades más populosas de todo Voldor, enclavada en la isla fortificada del mismo nombre. Aquí vive la reina regente Manton, tras la desafortunada muerte de su marido, el rey Mudaz el Grande, y a la espera de que su joven vástago, el príncipe Minvra, tenga la edad suficiente para reclamar el trono. También podemos encontrar la vieja alcazaba de Vinurdin, que se levanta orgullosa en la Fronda del Rey, protegiendo la ciudad que se extiende a sus pies, Vonidar. Al norte de la isla, dos ciudadelas, Voranor y Vorelgin, vigilan las costas oscuras donde habitan los orcos.

Los zabarios han fundado ciudades por toda la costa sur del continente, puertos francos donde guarecer sus navíos y mercadear con los pueblos próximos. Así, podemos encontrar Lantamar, en el brazo de tierra que se desprende de la región volcánica de Hirior, donde las aguas gélidas de Mármeron se encuentran con las más cálidas de Marsaruk en un abrazo tormentoso, para abrirse después al gran golfo de Hipocan. Este paso, llamado Cabo Lantamar o Punta Tempestad, es uno de los hitos marítimos más peligrosos en Voldor, debido a la furia del viento y el constante oleaje.

Muchas leguas hacia levante, cuatro semanas de travesía, rodeando la península de Yugerten, los bajeles zabarios alcanzan otra de sus famosas urbes: la hermosa Nechizar, ya en el océano de Marmarax. Hogar del duque Neruus, hermano del difunto rey Mudaz, Nechizar es una inexpugnable fortaleza encaramada a los acantilados de la abrupta costa meridional vadania. Bajo la fortaleza, a través de una enorme gruta solo accesible desde el mar, los barcos amigos pueden encontrar cobijo, protegidos por los guardiamarinas zabarios. El puerto gruta bajo la montaña de Nechizar está conectado a los canales navegables del mundo interior de Vajra por un ingenioso sistema de esclusas que crearon los Peregrinos siglos atrás.

Después de dejar atrás el ducado de Nechizar, la última ciudad franca de Zabáriax hacia el norte no es otra que la vieja Azur, emplazada en la península de El Espolón, que los hirgures llaman en su lengua Urun-h, y los mida, Daka. Azur es una de las ciudades más cosmopolitas de Voldor, donde comerciantes de todas las naciones se reúnen en paz. Aquí pueden encontrarse artículos exóticos de Mida y Vadania, artefactos de los gnomos de Samundra o artesanía de sus medianos, armas hirgures, pieles norteñas, pescados y viandas, pócimas y remedios de los hombres saurios y muchas más cosas. El mercado de Azur no cierra nunca, y su enorme zoco, enclavado en el interior de un laberíntico edificio de ladrillo rojo coronado por majestuosas cúpulas de azulejo índigo, es un hervidero de vida donde el visitante hallará todo lo que pueda imaginar. Destaca un extraordinario estanque de agua marina en la parte central del zoco, comunicado con el mar gracias a un conducto subterráneo que corre bajo la ciudad, independiente de su alcantarillado.

Este tubo alimenta la alberca del zoco, conocida como la Poza de los Tritones, pues esta raza la utiliza para alcanzar el interior del mercado y así intercambiar sus artículos y géneros en la ciudad.

Missione - Modificati di recente

3 mesi fa La furia de Xeinoth

Tras la llegada a Melionii por parte de Lizety Redfox, Kandar, Nidalenthelios y Taiko, para proveer de víveres y armamento a los fórmigos, la reina Venkalii les pidió auxilio en la defensa de la ciudad. Un consejo de líderes de facción formado por Edfreya Ojoabismo en nombre del Clan Rocasangrienta, Micohuani en nombre de Ssuchuq y la Orden de Saurania y por último Tyrtareo Gelon representando a las Lanzas de Lantamar adjudicaron las tareas en las que el grupo podría ayudar. 

Las hordas de morlocks encabezadas por Kya Drovash avanzaban drásticamente hacia la ciudad, sitiándola por todos los flancos. Los héroes comenzaron a realizar las tareas encomendadas, siendo estas muy variopintas. 

Primero mediaron entre las facciones de las Lanzas de Lantamar y la Orden de Saurania que discutían por lo que debía hacerse con un grupo de morlocks prisioneros. El capitán Nikanuur quería a los prisioneros para sus rituales, fortaleciéndo a su unidad. Por otro lado el chamán Rukoq quería acabar con los morlocks de forma limpia, sin pactos demoníacos de por medio. Taiko empleó su don de palabra para apaciguar al batrok y dejar que los soldados de las Lanzas de Lantamar hicieran sus rituales. 

Luego acudieron al distrito de Tambren para ayudar a los enanos del Clan Rocasangrienta y a los fórmigos a derrotar a los morlocks que se colaban en la ciudad por el corredor del distrito. Allí lucharon codo con codo con los enanos, mientras los fórmigos aguardaban en el exterior, acabando con las oleadas de morlocks que iban llegando. Se vieron superados en número, pero pudieron acabar con algunos morlocks antes de que una quimera apareciese. El diezmado grupo de enanos cayó en la contienda, pero los héroes pudieron salir al exterior y gracias a las fuerzas combinadas de los fórmigos y la magia de Nidalenthelios y Taiko derribaron el corredor y atraparon dentro a los morlocks y la quimera. 

También en el distrito de Tambren acudieron en ayuda del Clan Rocasangrienta de nuevo, que esta vez estaban junto a varios saurios de la Orden de Saurania. Una gran hidra estaba asolando el distrito, pero los héroes, junto a los enanos, prepararon una trampa para encerrar a la hidra y quemarla con varios barriles de aceite. Los Saurios junto a Kandar guiaron a la hidra hacia la trampa y el resto se aseguraron de terminar con la bestia. 

Tras regresar, conocieron a Aldarana Dal Xarana Qrull, que formaba a sus soldados para resistir la acometida en otro distrito. Pidió a los héroes que fueran a Cusq'in para obtener un arma que necesitaba para la batalla, un arma de los peregrinos que aguardaba en el templo de Armonía (Arastu). Cuando los héroes llegaron al lugar, vieron a varios fórmigos, soldados muy fieles a las Ciudades fórmigas de Shabana discutir fervorosos con varios víperos de la Orden de Saurania. Los fórmigos tenían el mismo objetivo que los héroes, llevarle el arma a su líder, mientras que los víperos querían destruir el artefacto. Tras una negociación fallida, ambos bandos comenzaron el combate entre ellos. Mientras los héroes ayudaban a los fórmigos en el combate, una gran grupo de asalto de los morlocks llegaron al templo y la pelea se tornó en contra de estos. Consiguieron la ayuda de un extraño ser que pasaba por la zona, un ser sin nombre, pero de gran poder. Físicamente es parecido a un ent, pero en versión reducida. 

Consiguieron vencer a los morlocks y entregaron el arma a Aldarana Dal Xarana Qrull que tras recibirles les pidió que auxiliaran en otro frente a los líderes de contienda, Edfreya Ojoabismo y Tyrtareo Gelon

Raudos los héroes acudieron al frente donde encontraron a los líderes peleando mano a mano contra la líder morlock Kya Drovash. Esta venció a los líderes del Clan Rocasangrienta y de las Lanzas de Lantamar, siendo casi imposible rescatarles, sin embargo Lizety Redfoxcon rapidez e inteligencia consiguió situarse de forma ventajosa y junto a sus compañeros acabaron con los morlocks que querían matar a los líderes. Kya Drovash por su parte se marchó del campo de batalla y reunió a sus tropas.  

Se retiraron al núcleo de Melionii donde los fórmigos derribaron el puente que conectaba con el distrito y la puerta para evitar el avance de las hordas morlock y la gigantesca e imponente figura del titán Xeinoth, convocado por Kya Drovash mediante un artefacto extraño. Por ello, la líder morlock tuvo que recurrir a movilizar sus tropas hacia otro puente para llegar al núcleo. 

Con el tiempo en su contra, la reina Venkalii pidió a los héroes que acudieran al templo antiguo que se encontraba cerca de Craexhin, para que investigaran si la morlock había obtenido allí el artefacto y la forma de detenerla. 

Tras un largo camino hasta allí conocieron a Zelphar, un elfo mayordomo del peregrino Nyethorn, que aún gobernaba el templo. Conversaron con el mismísimo peregrino y descubrieron que los morlocks asaltaron el templo y rompieron su paz para obtener el Giroscopio empíreo de xion que forjó el propio Nyethorn. Así pues aceptó ayudar a los héroes para detener a la morlock, siempre y cuando le devolvieran el artefacto. Por ello, les conjudo a la fortaleza Eliphas, para forjar algo capaz de dañar el artefacto. Allí pelearon con unos seres celestiales que reaccionaban a la magia del peregrino.

Tras un largo combate obtuvieron el Lazo irreal para acabar con la morlock o el artefacto y marcharon de nuevo a Melionii

El camino de vuelta no fue tan plácido como la salida, pues tuvieron que hacerse cargo de un grupo de duérgars que querían acabar con unos jóvenes fórmigos, apaciguaron a los saurios que querían destruir un gran objeto de xion en medio de la horda morlock, ayudando de paso a los enanos del Clan Rocasangrienta a iluminar todo Melionii poniendo en desventaja a los morlocks y cruzando velozmente el puente mientras metralla de las catapultas saltaban por todos lados. 

Finalmente enfrentaron a la líder morlock mientras el titán Xeinoth golpeaba la base de la ciudad para derribarla. Aunando esfuerzos y gracias al Lazo irreal consiguieron acabar con la vida de Kya Drovash y recuperaron el Giroscopio empíreo de xion mientras el titán se desvanecía. 

Así pues, fueron recompensados por todos los líderes de guerra y acabaron con las hordas morlocks que asediaban la ciudad. 

Modificati di recente

Corlaith Thekian
Kukins 19 ore fa
Driklig Thekian
Kukins 20 ore fa
Kherfae de Nuxvoh
Kukins 21 ore fa
Ettin
Kukins 22 ore fa
Minotauro
Kukins 22 ore fa
Telaraña argéntea
Kukins 23 ore fa
Boupha del Mopán
Kukins 23 ore fa
Airohua Taia
Kukins 1 giorno fa
Lord Lilaste Lemirzhan
Kukins 1 giorno fa
La Garra
Kukins 1 giorno fa

Select your language