Saltar navegación

Remove ads by subscribing to Kanka or mejorando the campaign.

Esta gnoma, cuyo nombre original se ha perdido en el tiempo, ejerció durante más de doscientos años como líder de los gnomos esclavizados en la Torre de Fulgor. En ese tiempo, era la mayor representante de los Peregrinos, y respondía directamente ante los elfos que les gobernaban. Gestionaba los interminables turnos de trabajo, delataba a aquellos gnomos que hablaban de rebelión y, por supuesto, era tratada con deferencia por sus esclavistas. Para su eterna desgracia, cuando la rebelión de Azhek estalló en la Torre, fue capturada con vida por aquellos a los que había oprimido y, durante meses, fue torturada sin piedad por los de su propia raza. Sin embargo, cuando estaba en las últimas y todo indicaba que iba a morir al fin, Smikast decidió que debía ser utilizada como símbolo del poder de Ahzek y aviso para todos aquellos que tratasen de esclavizar a su pueblo en el futuro. Despojada de gran parte de su cuerpo como castigo, fue asesinada y resucitada de inmediato mediante el poder del dios oscuro para ejercer como herramienta de su voluntad.

Ahora Smuwuddwh la Mortificada, como la conocen todos, vive en una no muerte perpetua donde su existencia es una agonía constante. Encadenada a un enorme esqueleto que ejerce como su cuerpo ausente, este evita que la no muerta se destruya voluntariamente para acabar con su tortura. Es una grotesca herramienta de Smikast que lidera a los devoracarne en batalla y cuya crueldad no parece conocer límites. Se trata de un canal arcano de la energía nigromántica del dios oscuro, que le otorga poderosos dones para servirle y, de esta manera, expiar los pecados de su vida anterior.

La compañía mercenaria de las Lanzas de Lantamar fue fundada por el Capitán Larth Numna poco tiempo después de la fundación de la ciudad en el año 4280. Junto con otras compañías de la época, desempeñó un papel destacado en la conquista y establecimiento de la región contra los ejércitos saurios y duergar. En el año 4284 los hombres de Numna lograron arrebatar a los clanes Duergar la fortaleza de Varaneth, una gran fortificación de piedra negra, construida sobre los acantilados al norte de Punta Tempestad.

Allí encontraron horrores indescriptibles, especialmente en las extensas minas escondidas bajo la fortaleza, donde cientos de esclavos trabajaban sin descanso extrayendo un extraño material con el que los Duergar construían sus armas. Los sabios arcanos de la compañía dedicaron los siguientes años a investigar las profundidades para concluir, con horror, que la tierra sobre la que se asentaba la fortaleza era el receptáculo de un diablo ctónico conocido por los duergar como Varaneth, de ahí el nombre de la fortaleza. Así mismo, descubrieron que este diablo corrompía todo el mineral extraído de las minas como parte de algún viejo pacto con los antiguos habitantes del lugar.

Mientras eso ocurría, la guerra se recrudecía y las Lanzas de Lantamar conformaban la última línea de defensa zabaria contra un enorme ejército saurio que de disponía a conquistar todo Punta Tempestad. Ante el miedo y la frustración de verse derrotados y aniquilados, Larth Numna tomó una decisión que marcaría el futuro de su compañía. Con la ayuda de sus sabios arcanos, Larth Numna descendió a las profundidades de la fortaleza y estableció contacto con el diablo Varaneth. Tras varios días de impía negociación, Numna consagró su compañía al diablo, prometiendo todas las almas segadas por él o sus hombres hasta alcanzar una cifra desconocida, aunque se rumoreaba que era un millón de muertes. A cambio, el diablo prestaría sus oscuros poderes a los mejores luchadores de la compañía para que pudiesen hacer frente a sus enemigos.

Gracias a ello, la compañía logró defender con éxito su fortaleza y afianzar la presencia zabaria en toda la región. Numna falleció algunos años después, pero su compañía ha perdurado desde entonces, convertida en una de las más demandadas de todo Voldor y desplegando destacamentos en varios reinos. El pacto oscuro realizado por su fundador ha sido mantenido por sus seguidores, aunque muy pocos conocen lo ocurrido, incluyendo algunos de sus capitanes que hacen gala de sus poderes sin saber realmente el origen de los mismos. 

Los grandes aventureros de Voldor son famosos allí por donde van y sus hazañas son narradas y cantadas por bardos de todos los lugares. Sus extraordinarias habilidades son objeto de admiración por muchos y de envidia por otros tantos, así que no es raro que haya jóvenes deseando aprender de ellos y nobles deseosos de pagar para que sus hijos reciban entrenamiento. Los aventureros de alto nivel pueden fundar escuelas donde guiar y entrenar a aquellos más jóvenes para que tomen su relevo en el futuro. Aquí también tendría lugar una compañía mercenaria o de espadas de alquiler.

Normalmente, las escuelas de aventureros son enormes mansiones donde decenas de personas, entre servicio, alumnos y tutores, conviven. Junto a la casa suele haber un gran terreno para ejercitar el cuerpo o practicar el combate y también para cultivar verdes lechugas y sabrosos tomates.

Rasgo: Escuela de aventureros
Los miembros de una escuela de aventureros poseen una biblioteca para consulta. Siempre que busquen información sobre historia, objetos mágicos o cualquier cosa relacionada con antiguas aventuras, tienen ventaja en las tiradas para conseguir información. Si uno de sus miembros desea aprender una nueva competencia en herramientas o un idioma, no necesita el dinero indicado en el manual para aprender esa competencia, aunque debe invertir el tiempo indicado igualmente. Por último, a discreción del director de juego, la escuela siempre tiene reservas de pócimas de curación para vender, así como otras pócimas de rareza poco común, a precio reducido para sus miembros.

Cuando te bebes esta poción, consigues resistencia a un tipo de daño durante 1 hora.

Hombres hechos a la mar, comerciantes y pescadores, guerreros armígeros e incansables. Se dice que tienen sangre hirgur, y destacan por su piel curtida por el sol y la brisa del mar. Hombres altos y fibrosos y mujeres de hechuras contundentes y gesto hosco, casi batallador. La capital del reino se conoce como Valgari, una de las ciudades más populosas de todo Voldor, enclavada en la isla fortificada del mismo nombre. Aquí vive la reina regente Manton, tras la desafortunada muerte de su marido, el rey Mudaz el Grande, y a la espera de que su joven vástago, el príncipe Minvra, tenga la edad suficiente para reclamar el trono. También podemos encontrar la vieja alcazaba de Vinurdin, que se levanta orgullosa en la Fronda del Rey, protegiendo la ciudad que se extiende a sus pies, Vonidar. Al norte de la isla, dos ciudadelas, Voranor y Vorelgin, vigilan las costas oscuras donde habitan los orcos.

Los zabarios han fundado ciudades por toda la costa sur del continente, puertos francos donde guarecer sus navíos y mercadear con los pueblos próximos. Así, podemos encontrar Lantamar, en el brazo de tierra que se desprende de la región volcánica de Hirior, donde las aguas gélidas de Mármeron se encuentran con las más cálidas de Marsaruk en un abrazo tormentoso, para abrirse después al gran golfo de Hipocan. Este paso, llamado Cabo Lantamar o Punta Tempestad, es uno de los hitos marítimos más peligrosos en Voldor, debido a la furia del viento y el constante oleaje.

Muchas leguas hacia levante, cuatro semanas de travesía, rodeando la península de Yugerten, los bajeles zabarios alcanzan otra de sus famosas urbes: la hermosa Nechizar, ya en el océano de Marmarax. Hogar del duque Neruus, hermano del difunto rey Mudaz, Nechizar es una inexpugnable fortaleza encaramada a los acantilados de la abrupta costa meridional vadania. Bajo la fortaleza, a través de una enorme gruta solo accesible desde el mar, los barcos amigos pueden encontrar cobijo, protegidos por los guardiamarinas zabarios. El puerto gruta bajo la montaña de Nechizar está conectado a los canales navegables del mundo interior de Vajra por un ingenioso sistema de esclusas que crearon los Peregrinos siglos atrás.

Después de dejar atrás el ducado de Nechizar, la última ciudad franca de Zabáriax hacia el norte no es otra que la vieja Azur, emplazada en la península de El Espolón, que los hirgures llaman en su lengua Urun-h, y los mida, Daka. Azur es una de las ciudades más cosmopolitas de Voldor, donde comerciantes de todas las naciones se reúnen en paz. Aquí pueden encontrarse artículos exóticos de Mida y Vadania, artefactos de los gnomos de Samundra o artesanía de sus medianos, armas hirgures, pieles norteñas, pescados y viandas, pócimas y remedios de los hombres saurios y muchas más cosas. El mercado de Azur no cierra nunca, y su enorme zoco, enclavado en el interior de un laberíntico edificio de ladrillo rojo coronado por majestuosas cúpulas de azulejo índigo, es un hervidero de vida donde el visitante hallará todo lo que pueda imaginar. Destaca un extraordinario estanque de agua marina en la parte central del zoco, comunicado con el mar gracias a un conducto subterráneo que corre bajo la ciudad, independiente de su alcantarillado.

Este tubo alimenta la alberca del zoco, conocida como la Poza de los Tritones, pues esta raza la utiliza para alcanzar el interior del mercado y así intercambiar sus artículos y géneros en la ciudad.

Misión - Modificado recientemente

hace 3 meses La furia de Xeinoth

Tras la llegada a Melionii por parte de Lizety Redfox, Kandar, Nidalenthelios y Taiko, para proveer de víveres y armamento a los fórmigos, la reina Venkalii les pidió auxilio en la defensa de la ciudad. Un consejo de líderes de facción formado por Edfreya Ojoabismo en nombre del Clan Rocasangrienta, Micohuani en nombre de Ssuchuq y la Orden de Saurania y por último Tyrtareo Gelon representando a las Lanzas de Lantamar adjudicaron las tareas en las que el grupo podría ayudar. 

Las hordas de morlocks encabezadas por Kya Drovash avanzaban drásticamente hacia la ciudad, sitiándola por todos los flancos. Los héroes comenzaron a realizar las tareas encomendadas, siendo estas muy variopintas. 

Primero mediaron entre las facciones de las Lanzas de Lantamar y la Orden de Saurania que discutían por lo que debía hacerse con un grupo de morlocks prisioneros. El capitán Nikanuur quería a los prisioneros para sus rituales, fortaleciéndo a su unidad. Por otro lado el chamán Rukoq quería acabar con los morlocks de forma limpia, sin pactos demoníacos de por medio. Taiko empleó su don de palabra para apaciguar al batrok y dejar que los soldados de las Lanzas de Lantamar hicieran sus rituales. 

Luego acudieron al distrito de Tambren para ayudar a los enanos del Clan Rocasangrienta y a los fórmigos a derrotar a los morlocks que se colaban en la ciudad por el corredor del distrito. Allí lucharon codo con codo con los enanos, mientras los fórmigos aguardaban en el exterior, acabando con las oleadas de morlocks que iban llegando. Se vieron superados en número, pero pudieron acabar con algunos morlocks antes de que una quimera apareciese. El diezmado grupo de enanos cayó en la contienda, pero los héroes pudieron salir al exterior y gracias a las fuerzas combinadas de los fórmigos y la magia de Nidalenthelios y Taiko derribaron el corredor y atraparon dentro a los morlocks y la quimera. 

También en el distrito de Tambren acudieron en ayuda del Clan Rocasangrienta de nuevo, que esta vez estaban junto a varios saurios de la Orden de Saurania. Una gran hidra estaba asolando el distrito, pero los héroes, junto a los enanos, prepararon una trampa para encerrar a la hidra y quemarla con varios barriles de aceite. Los Saurios junto a Kandar guiaron a la hidra hacia la trampa y el resto se aseguraron de terminar con la bestia. 

Tras regresar, conocieron a Aldarana Dal Xarana Qrull, que formaba a sus soldados para resistir la acometida en otro distrito. Pidió a los héroes que fueran a Cusq'in para obtener un arma que necesitaba para la batalla, un arma de los peregrinos que aguardaba en el templo de Armonía (Arastu). Cuando los héroes llegaron al lugar, vieron a varios fórmigos, soldados muy fieles a las Ciudades fórmigas de Shabana discutir fervorosos con varios víperos de la Orden de Saurania. Los fórmigos tenían el mismo objetivo que los héroes, llevarle el arma a su líder, mientras que los víperos querían destruir el artefacto. Tras una negociación fallida, ambos bandos comenzaron el combate entre ellos. Mientras los héroes ayudaban a los fórmigos en el combate, una gran grupo de asalto de los morlocks llegaron al templo y la pelea se tornó en contra de estos. Consiguieron la ayuda de un extraño ser que pasaba por la zona, un ser sin nombre, pero de gran poder. Físicamente es parecido a un ent, pero en versión reducida. 

Consiguieron vencer a los morlocks y entregaron el arma a Aldarana Dal Xarana Qrull que tras recibirles les pidió que auxiliaran en otro frente a los líderes de contienda, Edfreya Ojoabismo y Tyrtareo Gelon

Raudos los héroes acudieron al frente donde encontraron a los líderes peleando mano a mano contra la líder morlock Kya Drovash. Esta venció a los líderes del Clan Rocasangrienta y de las Lanzas de Lantamar, siendo casi imposible rescatarles, sin embargo Lizety Redfoxcon rapidez e inteligencia consiguió situarse de forma ventajosa y junto a sus compañeros acabaron con los morlocks que querían matar a los líderes. Kya Drovash por su parte se marchó del campo de batalla y reunió a sus tropas.  

Se retiraron al núcleo de Melionii donde los fórmigos derribaron el puente que conectaba con el distrito y la puerta para evitar el avance de las hordas morlock y la gigantesca e imponente figura del titán Xeinoth, convocado por Kya Drovash mediante un artefacto extraño. Por ello, la líder morlock tuvo que recurrir a movilizar sus tropas hacia otro puente para llegar al núcleo. 

Con el tiempo en su contra, la reina Venkalii pidió a los héroes que acudieran al templo antiguo que se encontraba cerca de Craexhin, para que investigaran si la morlock había obtenido allí el artefacto y la forma de detenerla. 

Tras un largo camino hasta allí conocieron a Zelphar, un elfo mayordomo del peregrino Nyethorn, que aún gobernaba el templo. Conversaron con el mismísimo peregrino y descubrieron que los morlocks asaltaron el templo y rompieron su paz para obtener el Giroscopio empíreo de xion que forjó el propio Nyethorn. Así pues aceptó ayudar a los héroes para detener a la morlock, siempre y cuando le devolvieran el artefacto. Por ello, les conjudo a la fortaleza Eliphas, para forjar algo capaz de dañar el artefacto. Allí pelearon con unos seres celestiales que reaccionaban a la magia del peregrino.

Tras un largo combate obtuvieron el Lazo irreal para acabar con la morlock o el artefacto y marcharon de nuevo a Melionii

El camino de vuelta no fue tan plácido como la salida, pues tuvieron que hacerse cargo de un grupo de duérgars que querían acabar con unos jóvenes fórmigos, apaciguaron a los saurios que querían destruir un gran objeto de xion en medio de la horda morlock, ayudando de paso a los enanos del Clan Rocasangrienta a iluminar todo Melionii poniendo en desventaja a los morlocks y cruzando velozmente el puente mientras metralla de las catapultas saltaban por todos lados. 

Finalmente enfrentaron a la líder morlock mientras el titán Xeinoth golpeaba la base de la ciudad para derribarla. Aunando esfuerzos y gracias al Lazo irreal consiguieron acabar con la vida de Kya Drovash y recuperaron el Giroscopio empíreo de xion mientras el titán se desvanecía. 

Así pues, fueron recompensados por todos los líderes de guerra y acabaron con las hordas morlocks que asediaban la ciudad. 

Modificado recientemente

Vindusan
Kukins hace 4 segundos
Puerto Estrella
Kukins hace 1 hora
estrella
Kukins hace 1 hora
Quelizantor
Kukins hace 1 hora
Nyuzanis
Kukins hace 2 horas
Jiruun
Kukins hace 2 horas
Ikrii
Kukins hace 4 horas
Sokia
Kukins hace 4 horas
Craexhin
Kukins hace 4 horas
Azur
Kukins hace 1 día

Select your language